Mis poemas no guardan la métrica ni son modelo de rima, mis poemas son entrañables, son como la vida misma.

domingo, 26 de mayo de 2013

MI ESTUDIO Y GUARDO TESOROS Y MOMENTOS (POESÍA).

 
 
Esta foto no representa una de mis obras pictóricas sino muchas de ellas agrupadas en mi estudio, cuarto situado en el jardín de mi casa y que antaño fue estudio de música de mi hija María José, hoy profesora violonchelista.
 
La historia del mismo comienza allá por los años 80, cuando mis dos hijos mayores, María José y Samuel, estudiaban música y, a la hora de ensayar en casa, era un problema donde situarlos, puesto que además de molestarse mutuamente, era un suplicio para nosotros el soportar varias horas el sonido de ambos instrumentos, chelo y clarinete sin sufrir los inconvenientes propios ni alterarse. Viendo la extrema necesidad de solucionar el problema, decidimos aprovechar un trozo de terreno en el jardín para hacer el mencionado estudio, que fue todo un exito puesto que incluso, y cuando María José estaba ausente, Samuel lo aprovechaba y de este modo evitaba estudiar en casa, por consiguiente reinaba la paz.
 
Pasaron los años, mis hijos se casaron, y ese cuartito se convirtió en un lugar muy atractivo para diversas actividades, coser a máquina, dibujar, escribir, hacer ejercicio en la bici estática ¡por aquello de mantenerse en forma!, para finalmente convertirse en lo que es hoy en día, estudio de pintura, un lugar tranquilo acogedor y en contacto con la naturaleza. ¡¡Qué más se puede pedir!!
 
 
GUARDO TESOROS Y MOMENTOS
 
Guardo en mi pecho
Una mirada de nostalgia
Un color, un perfume y un silencio
Una luciérnaga, un suspiro
y la arboleda de mi huerto.
 
Sentir en el rostro la lluvia
Con mi pena solidarizada
El eco de su nombre en la llanura
y el sonido de unas tristes campanadas.
 
Guardo en mi alma
Un momento de suspenso
Una canción, un latido
Una pasión y un verso sentido.
 
Sabor a recuerdos refractados
Con aromas de jazmines y jacintos
Añoro la felicidad de unos años
Los mejores que he vivido.
 
Guardo en mis dedos
La caricia de sus manos
Que sobre ellos matcaron
Los besos de sus labios.
 
Es un vivir en el vacío
Caminando perdida la mirada
Son en la mañana las gotas de rocío
Lágrimas vertidas de añoranzas.
 
Guardo en mi cuerpo
El calor de unos besos
Una metáfora, un recuerdo
Y la magia efímera
En el reflejo de un momento.
 
Tesoros y momentos que paso
De una mañana de ocaso
De una luna llena y sus secretos
En la noche de mis desencantos.
 
Guardo en mi corazón
El primer amor apasionado
La sonrisa de un recuerdo
El dolor y la sin razón
De no tenerle a mi lado.
 
Fina 
 
 
 
 
 

1 comentario:

  1. Tienes toda la razón, ese lugar de tu casa destinado al arte es tan acogedor... y más estando en un lugar tan bello como tu jardín.
    Para la poesía no tengo palabras, es PRECIOSA.
    "Son en la mañana las gotas de rocío
    lágrimas vertidas de añoranzas", ¡qué lindos versos!

    ResponderEliminar